Normalmente se someten a este tipo de intervención, las mujeres y adolescentes que no han desarrollado sus pechos en la pubertad. Es decir, cuándo son demasiado pequeños y desean mejorar su volumen y silueta corporal.

También se aconseja para: la corrección de la asimetría mamaria, restaurar el volumen natural de sus mamas tras regresión post gravídica que se produce después del embarazo: restaurar volumen tras una pérdida de peso o bien debido a la edad, así como para la reconstrucción de los pechos tras una cirugía por tumor de mama.

La hipoplasia mamaria puede definirse como una falta de desarrollo de la glándula mamaria, sin que tenga que presentar alteración en su función. Deberemos establecer un diagnóstico diferencial con la ptosis mamaria en la que se aprecia un polo superior vacío, el complejo de areola-pezón descendido y todo el contenido mamario desciende a la región inferior de la mama, caso muy frecuente en mujeres delgadas tras la lactancia o en mujeres que han perdido mucho peso.

aumento-de-mamas-con-protesis-001

Procedimiento de aumento de mamas con prótesis

La demanda de este tipo de operaciones entre las mujeres se ha duplicado en la última década y es que, ya sea por motivos estéticos o de salud, cada vez son más las mujeres que deciden pasar por quirófano para aumentar sus pechos.

Este procedimiento precisa de una evaluación previa de cada caso en particular, a fin de adecuar el resultado final a los deseos y necesidades de la paciente.

A partir de esta evaluación definiremos el tipo y el volumen de prótesis de mama que mejor se adecue a las expectativas de nuestra paciente: tamaño, forma, plano subglandular o submuscular y vía de abordaje a utilizar para colocar el implante.

El procedimiento quirúrgico lo efectuamos bajo anestesia local y un poco de sedación, de esta manera la paciente no precisa ingreso y puede ir a casa el mismo de la operación.

La anestesia no varía en función del tipo de prótesis a colocar, ni vía de implantación ni el plano de emplazamiento escogido (subglandular o submuscular). El empleo de anestesia local es superior en todos los motivos a la anestesia general: puesto que ofrece más rapidez, mayor seguridad y confort postoperatorio, menor sangrado, restando así riesgos posteriores de contractura, etc.

cirugia de la mama

Aumento de pecho. Diferentes variables operatorias

 

Cuando una mujer decide someterse a esta operación puede elegir cómo le van a quedar sus pechos, es decir, más altos, más bajos, más escote o menos escote, más redondos, más anatómicos, más volumen, menos, etc.… Aunque el resultado final también puede elegirlo bajo asesoramiento médico: la zona de acceso, la posición de la prótesis, anatómicas o redondas etc.

Las vías de abordaje pueden ser varias, siendo las más frecuentes:

• Submamaria
• Transareolar
• Axilar
• Periareolar

  • COLOCACIÓN DE PRÓTESIS VÍA SUBMAMARIA:

Esta vía de abordaje justo en el surco submamario donde su cicatriz queda escondida. Está indicada en aquellas mamas donde el diámetro de las areolas es muy pequeño y donde no se requiera ningún tipo de corrección o elevación de la altura del complejo areola-pezón. (Muy utilizada en EEUU)

  • COLOCACIÓN DE PRÓTESIS VÍA TRANSAREOLAR:

Poco utilizada y casi en desuso pero tiene sus indicaciones. La cicatriz va de un lado al otro de la areola pasando por el pezón.

  • COLOCACIÓN DE PRÓTESIS VÍA PERIAREOLAR:

En general es nuestra vía de elección. La incisión se efectúa en la línea divisoria entre la areola de tonalidad oscura y la piel más pálida, abarcando alrededor de la mitad de su circunferencia, aunque esto variará en función del tamaño de la areola. En esta situación la cicatriz quedará muy disimulada. A través de esta vía podemos introducir casi cualquier tipo de prótesis.

  • COLOCACIÓN DE PRÓTESIS VÍA AXILAR:

A través de una incisión en la axila, situada por detrás del borde del pectoral mayor. La prótesis se colocará, por tanto, bajo el pectoral, la disección en esta zon es sencilla. La dificultad mayor está en la hemostasia o sangrado, casi imposible de cauterizar en sus zonas más dístales. La cicatriz, por otra parte, estará totalmente oculta en el hueco axilar.

  • COLACACIÓN DEL IMPLANTE

La prótesis pueden colocarse bajo la glándula o bajo el músculo pectoral mayor.

Las indicaciones para su colocación son definidas por el volumen de la mama existente, aunque generalmente se decide su colocación por debajo del músculo, ya que los resultados estéticos y funcionales son más satisfactorios.

Una vez colocado el implante, se sutura la incisión y se colocan unos drenajes, que permanecerán por espacio de 24 horas. El procedimiento en sí lleva aproximadamente una hora de intervención. Es ambulatorio con anestesia local y sedación.

Como en cualquier otra intervención, una correcta indicación y una técnica cuidadosa serán premisas fundamentales para el éxito de la misma.

La importancia del postoperatorio

Como cualquier operación de cirugía estética, sea cual sea su origen y la zona a tratar, requiere de un seguimiento exhaustivo, de forma que se reduzca al mínimo la aparición de complicaciones, y la recuperación sea lo más corta posible. El postoperatorio que se sigue tras una intervención será más sencillo si seguimos las recomendaciones pertinentes del protocolo de nuestros responsables médicos.

Posterior a la cirugía, la paciente deberá llevar un vendaje compresivo que se retira al siguiente día. Se sustituye por un sujetador especial que nos permitiría mantener la prótesis en el lugar deseado y evitará en lo posible la aparición de hematomas y colecciones líquidas, hasta ser dada de alta. (Será preciso que lleves el sujetador). Únicamente podrás quitártelo para la ducha diaria. Es normal que la zona tratada presente hematomas o hinchazón los cuales desaparecen a los pocos días.

El período de convalecencia que sigue tras la salida de la clínica varia un poco según la vía de abordaje escogida, tipo de prótesis y volumen de implante, también dependerá de si está retroglandular o submuscular. La paciente puede iniciar sus actividades normales a los 2 dias, teniendo cuidado en no efectuar movimientos forzados con los brazos: evitará cargar objetos pesados y arcos de movimiento bruscos y exagerados. Recomendamos el uso de ropa cómoda y holgada.

En la etapa de recuperación está contraindicada la práctica de deporte. El ejercicio físico puede reiniciarse a los 10-15 o 20 dias de la cirugía, de manera progresiva.

Resultados

De todas las operaciones de cirugía estética, tal vez, las prótesis de mama son las que más identifican a los cirujanos plásticos. El resultado estético suele ser excelente puesto que, mediante la valoración previa, se puede predecir el volumen en que quedará la mama. La mama tendrá un aspecto y una consistencia muy natural.

Esto no sólo influye en el aspecto estético externo de la paciente, sino en la concepción de su auto-imagen, lo que en ocasiones influye muy positivamente en su entorno social y familiar, renovando su autoestima y su confianza.